Curiosa y oportunista campaña la de Trina. Dentro de su campaña de verano para enviar a todos los “corta rollos” a un crucero donde no molesten, al que han subido a su “Trinatlánticus” es al mismísimo Ramoncín.

Y un aplauso al cantante por saber reírse de si mismo con la que está cayendo.

votar