Los hay que le echan mucha cara a la hora de ligar, o al menos de conseguir el número de teléfono de una mujer, como ejemplo este hombre:

votar