Hace ya más de un año que se estrenó Star Wars: El despertar de la fuerza y a pesar de que habré visto decenas de vídeos no había caído ante mis ojos este simpático “experimento” de Disney en el que Mark Hamill, Luke Skywalker para siempre, se disfraza de Starmtrooper y se da una vuelta por Wollywood Bulevard para mezclarse con los fans sin que ellos lo sepan.

Anuncios