Leontxo García publicó ayer en su espacio en el periódico El País un flamante caso de acoso contra una de las mejores jugadoras de ajedrez de Perú por parte de la propia federación por quejarse, con pruebas, del acoso al que fue sometida por uno de los entrenadores contratados por la federación.

Es lamentable que se tengan que dar casos así para reconocer un problema que acaba afectando a todas las instancias de la sociedad y que encima en este caso viene acompañado de las manipulaciones del actual presidente de la Federación Peruana de Ajedrez para continuar en el cargo a pesar de estar inhabilitado judicialmente para ejercer cargo público.

Puedes leer en artículo completo en La última víctima de un capo mafioso del ajedrez.

Anuncios