Que Nokia ya no es la reina de los teléfonos móviles es un hecho que muchos no se cansan de repetir. Lo que no se escucha tanto es que desde que HMD se ocupa de su fabricación la compañía se ha convertido en todo un referente a la hora de gestionar su gama de móviles y la actualización de los mismos.

En una época en que todas las compañías lanzan terminales constantemente y lo hacen además llenos de aplicaciones, que en la mayoría de ocasiones sólo sirven para ocupar espacio, Nokia se decantó por usar desde un principio Android One, la versión de Android distribuida por Google más pura; así ahorran al usuario tener software que no van a usar y se pueden permitir lanzar teléfonos que van a funcionar bien incluso con unas capacidades técnicas que están lejos de ser punteras.

Actualizaciones de Android.

Este debería ser un tema importante a la hora de escoger el smartphone que vayamos a comprar, aunque la mayoría de usuarios ni se lo plantean, al fin y al cabo un terminal actualizado es un terminal más seguro.

Muchas compañías están mejorando su soporte a los móviles nuevos pero hay una gran parte de Androids que se quedan en el limbo: Los móviles de gama baja o de entrada. Son dispositivos que en muchos casos no llegan a los 100 euros y con unas características técnicas bastante sencillas, que hace 3 o 4 años hubieran sido punteras eso sí (pararos a pensar en cómo ha cambiado Android y las Apps para necesitar ya dispositivos con más de 128 gb de memoria), lo que hace que para muchas compañías no salga rentable el soporte de actualización más allá, con suerte, del primer año.

Pero hete aquí que Nokia ha anunciado que uno de esos terminales, el Nokia 2.2, está a punto de actualizarse a Android 10, un móvil que puedes encontrar tranquilamente por debajo de los cien euros y cuyas características técnicas incluyen un procesador Helio P22 o una memoria de 16 o 32 gigas, incluso su cámara trasera es de una sola lente (aunque las carcasas traseras se pueden cambiar como en los Nokia de hace una década). Que Nokia decida dar soporte a móviles así no debería ser noticia, pero en un mercado donde mucha gente sigue aún con dispositivos en Android 6 o inferiores, incluso cuando esos terminales podrían mover Android 10 sin problema, debería hacernos pensar en la importancia que le dan las marcas a mantener sus productos.