Consejos de un gran maestro para no apurarse de tiempo en ajedrez

SI juegas al ajedrez más de una vez te habrás encontrado que, en el transcurso de una partida, te has ido quedando sin tiempo y has entrado en los tan temidos apuros de tiempo. Hay jugadores a los que les pasa muy de vez en cuando y hay otros, conozco unos cuantos casos, en los que son casi parte de ellos mismos.

La buena noticia es que nunca es tarde para solucionar estos problemas de tiempo y una buena forma de encarar el problema son los consejos que el gran maestro indio Swapmnil Dhopade ha dado en la web de ChessBase. Como sea que allí se encuentran en inglés te dejo a continuación un pequeño resumen en español:

Razones por las que gastamos mucho tiempo durante las partidas.

    • Asumir que cada posición es crítica. ¿No os pasa que os pasáis la partida pensando que todas las jugadas que hacéis deben ser precisas para lograr la victoria?
    • Dudar de ti mismo. Aquí, como en el punto anterior, tenemos algo muy habitual: los jugadores que se apuran de tiempo tienden a dudar de todas las decisiones que toman durante la partida, lo que les hace dar vueltas a otras posibles soluciones o ver inconsistencias en la decisión tomada que nos llevan directamente a enlazar con el primer punto.
    • Jugar la partida perfecta. Una pista: no existe la partida de ajedrez perfecta, y tampoco es necesario que así sea.
    • Procrastinar. 
    • Mala preparación de apertura. ¿Te has metido en una apertura que no conoces? Eso complica mucho el tiempo de los jugadores hasta que llegan a un medio juego, e incluso en ese momento puede que ya estén faltos de tiempo.
    • Falta de concentración.

Algunas ideas para solucionar los apuros de tiempo en el ajedrez.

  • Comprender los momentos críticos de la partida. A veces no es necesario buscar la mejor jugada de entre varias opciones, más bien es necesario realizar jugadas que mantenga una buena posición y no nos debiliten y esperar el momento de buscar la jugada clave, la que de verdad pueda hacernos decantar la posición a nuestro favor.
  • No dudes de ti mismo en cada decisión. Esto nos lleva al punto anterior: confía en tus decisiones y párate a cuestionarte cuando de verdad existan razones para ello.
  • Rara vez hay una partida perfecta. Pararnos constantemente a buscar la mejor jugada, la que destaca sobre el resto, en la mayoría de ocasiones sólo conseguirá que malgastemos nuestro tiempo.
  • No espere razones externas para obligarte a tomar decisiones.
  • Mejora tus conocimiento de apertura. Es importante conocer la apertura que estás jugando. Existen algunas que se podrían considerar «universales» y que puedes tener en cuenta para jugar una apertura rápida.
  • Medita. Si durante la partida notas que te desconcentras puedes poner en práctica algún ejercicio de respiración que te haga centrarte de nuevo. Es importante que practiques en tu día a día.
  • Anota el tiempo que gastas en tus jugadas. Swapmmil aconseja apuntar el tiempo que consumimos en cada una de las jugadas; yo prefiero ser menos ambicioso y aconsejaros que toméis el tiempo invertido, o el que queda en el reloj, cada cinco jugadas, será un buen reflejo de en qué parte de la partida surge el problema.

En el artículo publicado en ChessBase el gran maestro Swapmnil Dhopade da unos pocos consejos más que son interesantes pero que, a mi entender, se dirigen a jugadores con un nivel alto, mientras que el objetivo de esta entrada es buscar una ayuda para el común de los jugadores. De todas formas os anima a leer su artículo y a poner en práctica sus consejos.

 

10 consejos para empezar con buen pie en tu nuevo trabajo

En lainformacion.com comentan que según una encuesta de la web de búsqueda de trabajo Jobandtalent el 67% de los usuarios, entre una muestra de 1.500, le tiene más miedo al primer día de trabajo que a la posible entrevista para conseguirlo. Para evitar los problemas asociados al primer día de trabajo, o a la primera semana que de todo hay, la empresa ha publicado un decálogo con algunas normas a seguir:

  1. Te vestirás lo más normal posible por encima de todas las cosas.
    La primera regla comienza en casa: la vestimenta. La clave es no desentonar. Observa cómo va el resto de compañeros cuando hagas la entrevista. Si en tu oficina todas las personas van de traje o arregladas, lo tendrás más fácil, siempre que no te salgas de los grises o azules marino. En los hombres, elige corbata discreta para el primer día. Si nadie va de traje, se debe ir lo más normal que se considere, sin llamar la atención.
  2. No pronunciarás el nombre de ningún compañero en vano.
    Lleva una agenda para apuntar los nombres de tus compañeros y sus cargos. Además, se debe apuntar las claves de acceso y sobre todo, anotar las primeras instrucciones que recibas.
  3. Sacrificarás la hora del café.
    En tu primer día, no destaques levantándote continuamente para ir a la máquina del café o la dispensadora. Ve a tomar café si los compañeros te invitan para que vayas con ellos. Si no lo haces, te aislarás y será peor.
  4. No llegarás tarde.
    El horario de llegada es fundamental para la primera impresión. Si empiezas tu jornada en torno a las 09:00, las 09:05 ya es tarde para tu primer día. Es el primer punto en el que empiezas a ganarte la confianza del jefe.
  5. Actuarás con decisión y firmeza.
    Dudar de todas las decisiones que tienes que tomar es normal en los primeros días de trabajo. Aunque puedan ser erróneas o estar mal enfocadas, es preferible asumirlas con determinación y no mostrar nerviosismo o timidez. Si usas una agenda (ver segundo mandamiento), esto te ayudará a delimitar los objetivos de los primeros días en las tareas a realizar.
  6. No derramarás nada.
    Puede parecer una tontería, pero ayuda a evitar malos tragos innecesarios. Es recomendable llevar una botella de casa para evitar tirar un vaso lleno de agua, y ocasionar cualquier percance.
  7. No usarás cascos de música.
    Compórtate como lo hace la mayoría para pasar desapercibido. Si no te ponen impedimento a utilizar cascos, u observas que la mayoría lo hace, recuerda que siempre que alguien te hable es fundamental apagar todo y prestarle la más absoluta atención.
  8. No te aislarás frente a tus compañeros.
    La timidez posiblemente sea uno de los aspectos más difíciles de superar el primer día, ya que la tendencia natural lleva a sentarse y no moverse del puesto de trabajo durante toda la jornada. Es fundamental socializarse.
  9. No asumirás ninguna responsabilidad sin preguntar.
    Pregunta. Pregunta. Pregunta. Un error siempre será peor que 100 preguntas. Es uno de los aspectos que más nos cuestan por el temor de parecer que no sabemos hacer lo que se nos pide, pero es nuestro primer día.
  10. No serás el primero en irte.
    Al igual que es preciso ser el primero en llegar, no debes hacer lo mismo a la hora de irte. Además, siempre es idóneo preguntar si se te necesita para cualquier tarea antes de terminar con tu primer día.

Son consejos sencillos y evidentes pero que muchos olvidamos por culpa de los nervios, yo el primero. Así que a tenerlos en cuenta y seguro que nuestro primer día, y el resto, será mucho mejor.

votar